¿Conoces el Visagismo y todo lo que puede hacer por ti?

¿Conoces el Visagismo y todo lo que puede hacer por ti?

El visagismo en una de las técnicas de maquillaje más antiguas, ya se realizaba en teatro y performance artísticas. Sobre todo eventos en los que el maquillaje tenía que apreciarse a una distancia más larga.

La clave del visagismo es jugar con las luces y sombras del rostro para conseguir la forma más ovalada y modificar visualmente ciertos rasgos con el fin de suavizarlos.

Much@s de nosotr@s hemos escuchado hablar de la técnica del contouring. Una técnica que llegó a nuestras vidas y consiguió su mayor auge gracias a las hermanas Kardashian. No es que pusieran de moda el contouring si no que lo adaptaron al momento actual del maquillaje haciendo que sea una de las tendencias que recorren el mundo. 

Son otras muchas técnicas las que escuchamos hoy en día como el strobing. ¿Pero que tienen en común todas ellas? Todas nacen del concepto del visagismo.

POTENCIA TU BELLEZA NATURAL

Muchas veces creemos que este tipo de técnicas se consiguen utilizando muchos productos y mucha cantidad de estos, haciendo que el maquillaje sea más pesado y difícil de llevar. Pero la realidad es mucho más sencilla que recargar el rostro. Se trata de trabajar las dimensiones, las luces, las sombras, con los productos adecuados. Estos nos permitirán crear volúmenes en el rostro. 

Cuando ponemos un fondo de maquillaje y no aplicamos luces y sombras el rostro se queda totalmente plano y este es un efecto que evitamos a toda costa porque no favorece nada.  

¿Porque hablamos de potenciar tu belleza natural? Sencillo, cada persona tiene una forma facial.  Aunque todas son hermosas y personales, el canon social de belleza es la forma de rostro ovalada. 

Todas las técnicas que engloban el visagismo pretenden crear un efecto con el maquillaje que busque esta forma ovalada. Además de potenciar los rasgos más favorecedores de una persona y disimular aquellos que no gustan.

APRENDE UN POCO DE TÉCNICA

Son muchas las técnicas para trabajar el volumen del rostro, como por ejemplo el strobing, baking etc. Pero empezaremos por la más famosa y conocida, el contouring.

Se mezclan dos tonos uno más claro y otro más oscuro. Lo ideal para conseguir una mayor duración sería hacer el proceso con productos en crema y luego en polvo.  El claro nos ayudará a dar volumen en aquellas zonas que lo necesitan como por ejemplo, centro de la frente, alto del pómulo, tabique nasal y arco de cupido del labio. Son las zonas más básicas, luego siempre podremos adaptarlo a cada forma de rostro.

 El tono oscuro proporciona profundidad. ¿Dónde ponemos la profundidad? Justo debajo del alto del pómulo donde tenemos el hueso de la mandíbula.Si ponemos contorno aqui podremos crear un efecto de rostro más fino y definido. También lo usaremos en la zona del nacimiento del cabello para crear esa forma ovalada , y en la zona de la papada para disimularla. Todos estos puntos en conjunto nos van acercando poco a poco a la forma ovalada.

¿SABES QUÉ ES EL STROBING?

Seguimos con la técnica Strobing. Está llegó un poco más tarde al mundo del maquillaje pero de nuevo está basado en muchos tips de maquillaje del mundo del escenario. Consiste en iluminar con productos iluminadores y correctores en crema aquellas zonas en las que queremos dar dimensión. ¿Cuales serian estas zonas? De nuevo alto del pómulo, nacimiento de la nariz, lacrimal, hueso de la ceja y arco de cupido. 

Debemos evitar iluminar las zonas con arrugas e intentar escoger el tono ideal del iluminador. Algo que se adapte a nuestra piel y a nuestros gustos, puedes encontrar mil tonos y texturas, descubre cuál es la tuya. Al iluminar la piel de forma correcta creamos un efecto de piel saludable, una piel que se ve lozana e hidratada, lo que queremos todas las amantes del makeup.

¿Y EL BAKING? NO, ¡NO TIENE NADA QUE VER CON COCINAR!

Pasamos al baking, también muy conocido en las redes sociales como “cocer o cocinar” el maquillaje. Consiste en aplicar gran cantidad de polvo translúcido en las partes del rostro donde antes hemos puesto corrector líquido o en crema. Con el fin de que ese producto se fije y termine de “cocinarse”. Por ejemplo zona de la ojera hasta la sien y debajo de la parte donde pusimos el contorno anteriormente. 

Para realizar este paso es imprescindible tener unos buenos polvos translúcidos. Unos polvos que no aporten color a no ser que eso sea lo que deseamos. Tiene que tener una textura fina que al difuminar se pierda con nuestra piel, pero al mismo tiempo que tenga suficiente cobertura para poder hacer el baking. Verás que el resultado es una piel lisa y suave como si de terciopelo se tratará.

Ya conoces los trucos imprescindibles y básicos para comenzar con el visagismo del rostro. Con estos items para corregir la forma facial ya podrás maquillar cualquier rostro y disimular las facciones que resultan molestas y potenciar los rasgos que nos gusten.

One Comment

    Había oido hablar de esta técnica pero nunca tan bine explicada como aquí, así que es hora de ponerla en práctica, muchas gracias!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *